Archivo de la etiqueta: política

Taiwán quiere ser Kosovo

Como sabéis, Kosovo ha declarado unilateralmente su independencia, sin el acuerdo con Serbia y sin el respaldo de Naciones Unidas. Mientras países de tanto peso como Estados Unidos,Francia, Alemania o Reunido Unido han reconocido desde el primer día este nuevo estado en Europa, otros países como Rusia o España consideran la separación ilegal. ¿Y qué ha hecho China? ¿Dónde se ha situado el gigante asiático?

Al igual que en España (aunque con muchísimas diferencias), China también tiene distintos grupos que reclaman más autonomía o directamente la independencia, entre ellos Xinjiang o el Tibet. El tema es siempre peliagudo en China, puesto que la unidad del Imperio fue una obsesión durante siglos, y las diferencias en un país tan grande son abismales (decenas de lenguas diferentes, etnias, religiones…). Por eso, cada vez que se habla de un nuevo estado o del derecho a la autodeterminación, China se opone y se echa las manos a la cabeza. Por todo esto, Pekín se ha opuesto frontalmente al reconocimiento de Kosovo.

Dentro de la política china, Kosovo también es un mal ejemplo para la situación en Taiwán. Aunque las situaciones son muy diferentes, China no quiere que Taiwán declare oficialmente su independencia y se convierta en un estado independiente. Cuando China dice “no” a Kosovo está mirando de reojo a Taiwán. Nada de declaraciones de independencia unilaterales, nada de saltarse a la ONU y nada de nuevos estados independientes.

Taiwán, por su parte, no ha perdido el tiempo y ha reconocido inmediatamente la independencia de Kosovo. Taipei se ha alegrado por “la liberación del pueblo kosovar y el derecho a la autodeterminación”, tal vez tomando nota para cuando llegue su hora. Aunque, de hecho, este acontecimiento nos vuelve a mostrar el mayor punto débil de Taiwán: la falta de reconocimiento internacional (ninguno de los grandes apoyaría a Taipei en una proclamación de independencia semejante).

Hablaremos de ello más adelante porque el próximo mes hay elecciones en Taiwán y me he traído muchas historias que contar de Taipei, pero lo cierto es que cada movimiento internacional suele traer un pequeño enfrentamiento entre China y Taiwán. Mientras tanto, tal vez Taiwán pueda ganar un nuevo aliado en su lucha diplomática: Kosovo, que probablemente establezca relaciones diplomáticas con la isla.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo taiwán

China, la vuelta al centro

Desde que estoy en Beijing, mucha gente me ha preguntado si conozco Lenovo, la famosa empresa china de ordenadores que adquirió en 2005 la fabricación de PCs de IBM. Los chinos me lo preguntan muy orgullosos, sabedores de que esta empresa, que se ha convertido en el tercer fabricante de ordenadores del mundo, sólo por detrás de Dell y HP, es un buen ejemplo de la revolución económica que ha vivido el país en los últimos años.

Pero tal vez el actual despegue de China no debería pillarnos por sorpresa. Durante muchos siglos, China contó con muchos otros “Lenovos” que dominaban el mercado mundial y disponían de la tecnología más avanzada. Aunque no se estudie en las escuelas occidentales, China fue considerada durante siglos como la mayor potencia mundial. No sólo por su tamaño y su población, sino también por su refinamiento cultural, sus tradiciones filosóficas, su arquitectura y su desarrollo económico. Si el Imperio Romano estuvo fascinado por su seda y Marco Polo por la riqueza de sus ciudades, en el siglo XVIII China influía en toda Asia y era el Imperio más rico del globo.

Mi amigo Da Wang, que intenta ilustrarme sobre algunos de los misterios de China, me confirmó que ningún chino es ajeno al lugar que su país ocupaba en el pasado. Lo que vino después -guerra contra las potencias occidentales, colonización, caída del Imperio- es visto por casi todos como un paréntesis. Da Wang me lo resumía en tres frases: “Dos siglos en la historia de China no son nada. Un “bache” lo tiene cualquiera. China volverá a su posición natural”.

Y parece que es así. Por las calles más lujosas de Beijing, en torno a los rascacielos de Shanghai o en las universidades de Nanjing, miles de extranjeros han llegado a China para hacer negocios, aprender chino o probar suerte.

China se expande en todas direcciones e influye más allá de sus fronteras, como ha hecho durante casi toda su historia. En este nuevo proceso, la lengua china vuelve a tener un papel fundamental y su estudio se extiende por todo el mundo. Como afirma Ben Mok, manager general de Coca-Cola Bottling Co. Ltd. en Tianjin, las oportunidades sólo surgen para aquellos que saben adaptarse al Imperio. “Esto no era así hace 10 años. Ahora es simplemente como en la Dinastía Tang. Si los extranjeros quieren trabajar aquí, necesitan hablar chino”.

Al entrar en la Universidad de Beijing, una de las más prestigiosas de este país, uno contempla la visión que China tiene del planeta a través de los mapas del mundo que se encuentran por las paredes. En ellos no es el Océano Atlántico el que está en el medio, sino el Pacífico. Y China está justo en el centro.

[Artículo publicado dentro de la serie Aprendiz en China, distribuido por el Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS)]

Deja un comentario

Archivado bajo Serie Aprendiz en China

Un vistazo al XVII Congreso Nacional del Partido Comunista Chino

Después del análisis tan sesudo del otro día, creo que ya es hora de analizar lo que ha pasado en el XVII Congreso Nacional del Partido Comunista Chino.

¿Por qué es importante?

Porque es el momento en el que las principales instituciones chinas (Buró Político, Comité Central) se renuevan. Especialmente importante es lo que ha pasado en el Comité Permanente de Buró Político, un grupo de nueve personas que se podría considerar como el Gobierno Chino. Ellos decidirán las políticas chinas durante los próximos cinco años.

Es importante porque estas personas tendrán en sus manos el futuro de 1.300 millones de personas. No sólo eso, sino el reto de lidiar con problemas que afectan a todo el mundo (medio ambiente, relaciones internacionales, Taiwán, empresas extranjeras en China…) En este Congreso, celebrado en el más absoluto de los secretismos, se decide una parte importante de lo que China (cuarta potencia económica) hará dentro y fuera de sus fronteras.

También es importante porque en este Congreso se anunció la línea política que quiere tomar el Partido Comunista Chino para los próximos cinco años y el posible sucesor de Hu Jintao en 2012.

¿Qué ha cambiado?

Lo más importante es que las ideas de Hu Jintao, como consecuencia de la continuidad política, se ven reforzadas. En este sentido, el actual presidente chino es el primero en apostar no sólo por un crecimiento económico cuantitativo, sino también cualitativo. Hu Jintao se ha dado cuenta de las crecientes desigualdades en el país (sobre todo las diferencias campo-ciudad) y el problema de la educación y la sanidad. Hu Jintao apuesta (al menos en teoría) por corregir las injusticias del crecimiento acelerado, dotar poco a poco de servicios sociales a los ciudadanos y proteger al medio ambiente. Incluso se ha hablado de ofrecer seguridad social en 2020. Esto contrasta con la época anterior de Jiang Zeming, cuando sólo se hablaba de mejorar las cifras de Producto Interior Bruto (PIB).

Hu Jintao también ha insistido en la necesidad de cambiar el desarrollo chino y apostar por el desarrollo tecnológico. No es una novedad, pero la insistencia con la que se ha repetido parece querer dejar claro que China va muy en serio con este tema.

¿Quién ha cambiado?

El Comité Permanente (como decía, el núcleo duro del Gobierno Chino) está formado por 9 miembros, de los cuales hay 4 nuevos. Dos de ellos (He Guoqiang y Zhou Yongkang) tienen 63 y 64 años respectivamente, con lo que todos los indicios apuntan a Xi Jinping (54 años, secretario del PCCh en Shanghai) y Li Keqiang (52 años, secretario en la provincia de Liaoning) como posibles sucesores en 2012.

li-keqiang.jpg

xi-jinping.jpg

Li Keqiang y Xi Jinping

Ambos políticos pertenecen a lo que se ha dado en llamar La Quinta Generación de políticos chinos. Las principales novedades que incorporan es que disponen de estudios de derecho y economía al más alto nivel (frente a la mayoría de actuales ingenieros) y también que ambos, al igual que Hu Jintao, provienen de regiones pobres de China (Li nació en Anhui y Xi en Shaanxi). Esto podría asegurar que ambos, sea quien sea el elegido, seguirían impecablemente con la eficaz reforma económica al mismo tiempo que intentarían acabar con las desigualdades en el interior del país.

A todo esto algunos analistas añaden la experiencia generacional como un factor que podría traer más reformas (sobre todo políticas) a China. Ambos políticos crecieron en la época de la Revolución Cultural en China y fueron enviados a campos de trabajo, lo que presumiblemente podría dotarles de mayor independencia frente al Partido Comunista y el legado de Mao Zedong. Que una de las primeras cosas que haga el Partido Comunista en tu vida sea alejarte de tu familia, expulsarte de tu ciudad y llevarte al campo a trabajar puede que no sea la mejor forma de lograr tu sumisión.

¿Democracia?

Las actitudes sociales y conciliadores de Hu Jintao podrían ir en una línea democrática y aperturista, aunque hay muchos otros factores que parecen indicar que no se producirán cambios significativos. Aunque Hu Jintao citó en su discurso de clausura la palabra “democracia” 61 veces, las detenciones de los últimos días, el control creciente sobre Internet (incluida la prohibición de Youtube) y el secretismo con el que todo ha vuelto a celebrarse no parecen anunciar cambios significativos.

[Si todavía te has quedado con ganas de más, puedes acudir al especial de IGADI o al informe de Pablo Bustelo para el Instituto Elcano]

1 comentario

Archivado bajo China, desigualdad, Desigualdades campo-ciudad, Política China, XVII Congreso Nacional

Husmeando en el Congreso Nacional Chino

Como sabéis, durante la última semana el Partido Comunista Chino ha estado reunido para decidir la línea política del país y renovar sus cargos. Este XVII Congreso Nacional, que se celebra cada 5 años, tuvo lugar en el llamado Gran Salón del Pueblo de Beijing. En mis ansias por hablar con el amigo Hu Jintao y comentarle un par de cosillas, me estuve dando un paseo alrededor de este edificio donde las máximas autoridades chinas estaban decidiendo el futuro de 1.300 millones de personas.

Como podéis imaginar, esta fue la señal que más veces encontré en mi camino:

prohibido-el-paso.jpg

A parte de esto, me fascinó comprobar como justo en frente de la arquitectura comunista del Gran Salón del Pueblo se encuentra el Nuevo Teatro Nacional de Beijing. Es un edificio diseñado por el arquitecto francés Paul Andreu, un teatro modernísimo en forma de huevo que contrasta con la emblemática y antiquísima Ciudad Prohibida (que está muy cerca). Es uno de los nuevos edificios que intenta mostrar la modernización china y su entrada en el siglo XXI.

teatro-beijing-great-hall-of-the-people.jpg

La distancia que veis en la foto de arriba es más o menos todo lo que me pude acercar al Congreso del Pueblo. Una vez más, la política china ha sido discreta y ha hecho poco ruido. Ni declaraciones polémicas ni transparencia política. Descubrir lo que pasa dentro de este edificio es todavía un misterio para chinos y occidentales. El Congreso se ha desarrollado de forma oscura y secreta, como si la Ciudad Prohibida hubiera cambiado de sitio.

cuchicheando-ante-el-congreso.jpg

great-hall-de-noche.jpg

1 comentario

Archivado bajo China, Edificios en Beijing, Política China, XVII Congreso Nacional