Archivo de la categoría: viajes

Año Nuevo Chino (III): el día después

[En anteriores ediciones: Año Nuevo (II): el gran día, Año Nuevo (I): la víspera

Día después del Año Nuevo Chino, 27 de enero. Seguimos con las celebraciones familiares. En este caso, y después de dos días, vamos a casa de los abuelos maternos de Xiao Mao. Una vez más queda clara la preferencia por la línea paterna de la familia: los días más importantes se han pasado en casa de los familiares de su padre.

Otra cosa interesante en cuanto a la diferencia de género, y que me recuerda a España, es la división que casi siempre se produce a la hora de comer. Los hombres ocupan una mesa, donde beben alcohol y fuman (después juegan a las cartas apostando dinero). Las mujeres y los niños están en otra mesa, muy cerca, y ni beben ni fuman.

Después de comer y cenar en casa de sus abuelos maternos, las celebraciones no podían acabar de otra forma: visita al Karaoke. Gran parte de la familia acudimos juntos a un karaoke del pueblo, tanto mayores como niños. Fue una situación que me pareció bastante graciosa, porque ver juntos en un karaoke a gente de 60 y de 8 años juntos es toda una experiencia.

Año nuevo chino1

añonuevochino2

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Año Nuevo chino, Viaje a China, viajes, Yunnan

Año Nuevo en Yunnan (I): la víspera

En mi viaje durante estas vacaciones de enero, he hecho un alto en el camino para celebrar el Año Nuevo Chino. En esta ocasión me fui a otro pueblo remoto, Eshang (峨山), en la provincia de Yunnan. Allí me esperaba otra amiga china, Xiao Mao, que me invitó a pasar las fiestas con su familia.

Lo que sigue a continuación es un pequeño relato de como se vivió el Año Nuevo en este pueblecito de Yunnan. Como sabéis, cada parte de China y cada familia lo celebra de una forma distinta, así que esto no es más que una pequeña crónica de como lo vivimos aquí.

Al igual que pasa con las Navidades en España, el día más importante en China es la víspera del Año Nuevo Chino (en esta ocasión el 25 de enero). En la familia de mi amiga Xiao Mao, todos acudimos a la casa de su abuela paterna (preferencia sobre la línea materna), donde se reunía toda su familia (tíos, sobrinos, nietos, etc…). En total había unas 15 personas. Como hay un montón de platos que preparar, casi todo el mundo estaba allí desde las doce de la mañana.

La casa de la abuela de Xiao Mao era una casa bastante grande, de dos pisos y con un patio interior muy amplio. Así que durante varias horas su casa de llenó de gente que iba con platos en una y otra dirección, gente cortando carne, preparando cacerolas, etc…

añonuevovispera

añonuevovispera2

Otra de las cosas que se hace mientras se está preparando la cena es cambiar las tiras y carteles (no sé como llamarlos en español, en chino se dice chunlian春联 -) de las puertas de las casa. Estas tiras han estado ahí durante todo el año, como símbolo de fortuna, buena suerte y enriquecimiento. Durante la víspera de Año Nuevo los más jóvenes de la casa se lanzan a arrancar las tiras del año pasado y cambiarlas por otras nuevas (que estarán allí hasta el año que viene).

añonuevovispera3

añonuevovispera4

 

Como sabéis, otra de las cosas más típicas del Año Nuevo Chino son los fuegos artificiales. Durante los días que duran las festividades, se escuchan por todos lados. Los más activos son los niños, que utilizan casi siempre petardos que hacen mucho ruido pero poco más. Pero lo cierto es que cada casa (estoy hablando por la familia con la que estuve) hace aprovisionamiento de fuegos artificiales. Y en algunos casos son realmente espectaculares, unos fuegos artificiales en toda regla, con millones de luces y palmeras y colores que se forman en el cielo.

añonuevovispera5

Otra de las cosas que me llamó la atención es que, justo antes de empezar a cenar (la cena comenzó sobre las seis de la tarde) cada familia lanza una buena traca de petardos. Es curioso escuchar como cada familia pasa por este ritual y el sonido atronador de los petardos indica el comienzo de la cena por todo el pueblo.

añonuevovisera6

Otra cosa que se hace antes de la cena, y de la que había leído mucho pero nunca había visto, es rezar a los ancestros. En la casa de la abuela de Xiao Mao había una habitación donde estaban escritos los nombres de todos los antepasados de la familia, con sus nombres y apellidos. Justo antes de cenar, los jóvenes (todos aquellos que no están casados) subieron a esta habitación e hicieron sus reverencias. Mientras tanto, la abuela quemaba incienso, había colocado comida y bebida para los ancestros y quemaba dinero (falso) para que lo pudieran utilizar en el otro mundo.

Aunque no fue un ritual súper serio ni sagrado (los niños salían cada poco por la cantidad de humo que había y seguían gastándose bromas), fue el único momento en el que no me dejaron sacar fotos.

En cuanto a la comida de Año Nuevo en sí, como casi siempre en China, consistió en un montón de platos de los que todo el mundo va cogiendo (pollo, pato, hígado, pescados, arroz dulce, jamón, chorizos, cerdo con verduras…). En este pueblo de Yunnan casi todo el mundo acompañaba los platos con el típico cuenco de arroz o con unos fideos también hechos con arroz (llamados mifen -米粉-). 

añonuevovispera7

añonuevovispera8

Después de la cena, casi todo el mundo se entretuvo mandando mensajes por teléfono móvil y viendo la televisión. Este día tiene lugar el que es probablemente el programa anual más visto del mundo: la gala de Año Nuevo (春节欢晚会). Es un espectáculo al más puro estilo Sábado Noche, con actuaciones, música, las principales estrellas del país, humor, bienvenidas al Año Nuevo…  

Mientras tanto, un rato después, se siguen lanzando fuegos artíficiales (los más bonitos de la noche). Petardos y fuegos artificiales forman parte de la fiesta china, y no sólo se escuchan en este día tan especial, sino semanas antes y semanas después. Uno de los tíos de Xiao Mao, que insistía en que me quedará algunos días más en Eshang, me lo explicó así: “Nosotros inventamos la pólvora y los fuegos artificiales para divertirnos. Fueron los occidentales los que los utilizaron para la guerra”.

Es también después de la cena cuando comienza el ritual de los sobres rojos (hongbao -红包-), que reciben todos aquellos que todavía no están trabajando. En estos sobres los mayores meten dinero (en esta familia, entre 100 y 400 yuanes) y los jóvenes esa noche duermen con el sobre bajo la cabeza. Mi amiga Xiao Mao al final conseguió unos 1.400 yuanes (130 euros), y estaba bastante triste porque es el último año que recibe el sobre rojo: en unos meses acaba la Universidad y empieza a trabajar, con lo que el próximo año ya le toca dar dinero.

Un poco más tarde, los más jóvenes (una vez más) acudieron a un pequeño templo budista acompañados por la abuela. Era un templo muy pequeñito, cerca de su casa, donde no había nadie. Allí se volvió a ofrecer comida (cacahuetes, refrescos, pipas, mandarinas…) a los dioses y recitar algunas “oraciones”.

añonuevovispera10

añonuevovispera11

Uno de los Dioses era el encargado de dar buena suerte en los estudios, así que todos los niños hicieron varias referencias frente a él. Especialmente una de las sobrinas de Xiao Mao, que este año tiene que hacer el examen de entrada a la Universidad (el gaokao -高考-, más o menos como la selectividad española)

Después de volver a casa de su abuela, nos fuimos bastante pronto a casa, sobre las diez de la noche. Fue una cosa que me sorprendió, porque uno de los momentos culmen de la víspera de Año Nuevo se produce a las doce la noche: cuando una traca de petardos enormes recorre todo el país. Es la forma de acabar con esta noche tan especial y de dar la bienvenida al Año Nuevo.

Nota: una de las tradiciones más arraigadas es la de comer jiaozi (raviolis)en esta víspera de Año Nuevo Chino. En esta familia, como en muchas otras del Sur del país, no se vieron los jiaozi por ningún lado.

Nota (II): la experiencia en esta familia fue increíble,  porque finalmente pude ver con mis propios ojos todo lo que había leído sobre las celebraciones del Festival de Primavera. Mi experiencia el año pasado en Nanjing no fue tan tradicional.

Más:
Año Nuevo (II): el gran día,
Año Nuevo Chino (III): el día después

3 comentarios

Archivado bajo Año Nuevo chino, Viaje a China, viajes, Yunnan

Chongqing (IV): la picante

[publicado para el proyecto Visiones]

Chongqing parece una ciudad en guerra. La mitad de los edificios están destrozados, es frecuente encontrar sofás en medio de la calle y trozos de tejas rotas en la acera. Explanadas enteras, miles de metros cuadrados están hechos escombros. Las casas que tienen ventanas en Chongqing no tienen puertas, y las que aún tienen tejado suelen tener algún agujero por el que se puede vislumbrar la cocina. La neblina que invade la ciudad ayuda a darle un toque aún mas fantasmagórico, como si las bombas recién caídas el día anterior hubieran dejado su rastro por toda la ciudad.

En medio de este ambiente bélico, la ciudad es un caos. No se trata de una especie de laberinto a la europea, de pequeñas calles antiguas que han sobrevivido al paso del tiempo. Es un desorden mucho más profundo, donde las avenidas van en todas direcciones, hay cientos de calles sin salida, carreteras que se levantan a decenas de metros del suelo y trenes que pasan por encima de tu cabeza. La ciudad es decrépita y amaga con cierto futurismo.

chongqingpicante1

Chongqing se encuentra entre dos ríos (uno de ellos el Yangtse, el tercer río más grande del mundo) y está plagada de montañas y vegetación salvaje. No quiere decir que las montañas rodeen la ciudad, ni que los ríos formen parte de una ruta comercial; quiere decir que Chongqing huele a tierra y sabe a agua salada. Por eso los mapas tradicionales son inútiles en Chongqing: porque no aparecen las montañas, los valles ni los árboles. Es una naturaleza enorme, gigantesca, inabarcable; tan abrumadora que impone respeto pasear por el puerto y las avenidas improvisadas junto al río. Uno se siente muy pequeño frente a la imponente Chongqing.

Chongqing huele a picante, en cada esquina, en los mercados del puerto, en los restaurantes. La ciudad es conocida por su plato estrella, el huoguo (火锅), una pota donde se pueden cocinar todo tipo de alimentos (bolas de pescado, algas, ternera, verduras, toufu, patatas…) en una salsa roja cuyas gotas parecen salpicar toda la ciudad. El huoguo de Chongqing es tan picante que el olor te limpia la nariz y la garganta, te deja la boca insensible y los labios ardiendo durante horas.

Chongqing es un buen ejemplo de como las ciudades, las personas y la comida se funden en un lugar. El huoguo (picante, profundo, rojo, grasiento) define no sólo esta enorme región de China (30 millones de habitantes), sino también sus habitantes. De Chongqing se dice que no sólo tiene las mujeres más bonitas del país, sino también las más picantes (la -辣-). Esto quiere decir que son hermosas, pero que tienen muy mala leche. Como Chongqing.

chongqingpicante2

Links
Chongqing (I): impresiones
Chongqing (II): surrealista
Chongqing (III): fotos

3 comentarios

Archivado bajo Chongqing, Viaje a China, viajes

Chongqing (III): fotos

Algunas fotos más de Chongqing:

Chonging3.1

chongqing3.2

chongqing3.3

chongqing3.4

Tenéis más en mi cuenta de Flickr.

Links
Chongqing (I): impresiones
Chongqing (II): surrealista
Chongqing (IV): la picante

5 comentarios

Archivado bajo Chongqing, Viaje a China, viajes

Chongqing (II): surrealista

Paseando por Chongqing, me parecía estar en una ciudad imposible, surrealista. Era una mezcla de decrepitud con modernidad, de destrucción junto a reconstrucción, todo ello bañado por una niebla permanente, las montañas y el río. Tenía la sensación de que lo que estaba viendo no era posible.

chongqingsurrealista1

El mayor momento de surrealismo llegó con la imagen de arriba. Está tomada a las orillas del río Jialing. Como veis esta zona estaba medio derruida, con escombros por todos lados, pero al mismo tiempo hay una especie de puente recién construido por el que pueden pasar los viandantes. Por otro lado, los alrededores parecían una feria: había puestos para comprar dulces, para disparar con carabina, tirar dardos…

Y si os fijáis bien, a la derecha había una especie de montaña rusa… pero en la que había que mover los vagones pedaleando. De verdad, una escena muy surrealista.

chongqingsurrealista2

chongqingsurrealista3

Links:

Links
Chongqing (I): impresiones
Chongqing (III): fotos
Chongqing (IV): la picante

2 comentarios

Archivado bajo Chongqing, viajes

Chongqing (I): impresiones

Cuando la gente me dice que en una ciudad no hay nada que ver, suelo ser tan cabezón que acabo yendo para llevar la contraria. Al igual que me pasó con Shenzhen, Guangzhou (I, II, III) o Tianjin (todas ellas ciudades supuestamente sin interés), Chongqing me encantó. No puedo decir que sea una ciudad maravillosa para vivir ni que sea de gran interés histórico, pero me pareció muy muy interesante.

Para empezar, porque se encuentra en un enclave natural apabullante. Desde que llegué a la ciudad tuve la sensación de estar en la película Naturaleza Muerta, de Jia Zhangke, con esas montañas en estado bruto que no te dejan ni un segundo. Chongqing se encuentra en la confluencia de dos ríos, el Yangtse (el tercero más grande del mundo) y el Jialing, lo cual le da a la ciudad un aire muy místico. Caminando por el centro de la ciudad y sus alrededores, uno tiene la sensación de encontrarse en medio de una selva.  

chongqingimpresiones1

Otro aspecto que es impactante en Chongqing es la pobreza -al menos aparente- en la que se encuentra la ciudad. He viajado por unas cuantas regiones de China, pero nunca había visto tantas casas destrozadas, camas por el suelo y gente (mucha, mucha gente) viviendo casi entre los escombros. Algunos de los comercios (donde también duermen sus dueños) están directamente en cuevas entre las montañas. Viajando en autobús por las afueras de la ciudad, no pude contener las lágrimas al ver la miseria en la que se vive en Chongqing. 

chongqingimpresiones2

chongqingimpresiones3

Me sorprendió especialmente porque Chongqing es una de las regiones más desarrolladas de la zona (es la tercera ciudad que más crece del país), una municipalidad a la que está llegando mucho dinero. A parte de eso, su situación geográfica (se supone que todavía más con la construcción de la Presa de las Tres Gargantas) le asegura un puesto importante en las rutas comerciales del país.

Cuando les pregunté a algunos amigos chinos de Chongqing, hasta se sorprendieron de que yo estuviera tan impactado por la pobreza de la ciudad. Me dijeron que Chongqing había mejorado mucho, que la situación económica cada vez era mejor y que la ciudad estaba en construcción (según la Wikipedia, todos los días se añaden 137.000 metros cuadrados de obras). Lo cual salta a la vista por todas partes.

chongqingimpreiones4

Aún así (o tal vez precisamente por eso), la ciudad es un auténtico caos. Las condiciones geográficas hacen complicado construir cualquier cosa en Chongqing, por eso las autopistas y líneas de tren van casi todas por el aire. Los mapas son de poca utilidad en Chongqing, porque en ellos no aparecen las montañas. Algunas avenidas no llevan a ninguna parte, hay calles cortadas, caminos en medio de las montañas… Todo eso le da un aire caótico a la ciudad, extravagante, casi surrealista.  

chongqingimpresiones5

chongqingimpresiones6

A parte de todo esto, Chongqing tiene una cosa que uno no puede perderse: el huoguo (火锅). La ciudad presume de ser la precursora de este plato típico que hoy se puede comer por casi todo el país, una olla donde se cocinan todo tipo de alimentos (bolas de pescado, ternera, algas, calamares, toufu…). En Chongqing se supone que se puede comer el mejor huoguo del país, el más auténtico… y también el más picante. Para los flipados de la comida china como yo, casi merece la pena acercarse hasta Chongqing aunque sólo sea para probarlo.

chongqingimpresiones8

Links

Chongqing (II): surrealista
Chongqing (III): fotos
Chongqing (IV): la picante

5 comentarios

Archivado bajo Chongqing, viajes

Escuelas en el campo

Si pude descubrir el pequeño pueblo de Wugang, fue porque un amigo chino me invitó a su casa. Kevin (así le gusta que le llamen) estudió en Xian y en Pekín, pero, después de acabar dos carreras, decidió volver a su pueblo. Aunque en la capital de China podría haber tenido más oportunidades (Kevin estudió en la que está considerada la mejor universidad de China, la Universidad de Pekín), aún así decidió volver a Wugang. El motivo no fue otro que ayudar al desarrollo del campo en China, esos pueblos que se van quedando atrás en medio del gran despegue económico de las ciudades. Kevin quiere que los niños de su pueblo tengan las mismas oportunidades que los que viven en las ciudades. Por eso decidió volver.

Uno de los problemas más importantes en el campo y las regiones interiores de China es la fuga de cerebros. Los mejores estudiantes se van a las ciudades costeras, donde tienen salarios más altos y mejores condiciones de vida. “Nadie quiere volver a Wugang, al campo -me dice Kevin mitad cabreado mitad orgulloso de su decisión-. Aquí no hay McDonald´s. Sólo hay un sitio donde se puede tomar café y es carísimo. No hay pizza. Todo el mundo se queda en las grandes ciudades”.  

 escuelascampo1
escuelascampo2

En el campo de la enseñanza, en el que Kevin está más implicado, esto repercute en la calidad del profesorado: casi todos los profesores son mayores, con ideas conservadoras y todavía pegados a los métodos tradicionales de enseñanza. Kevin y su mujer, Victoria (ellos siempre utilizan sus nombres en inglés, incluso entre ellos), decidieron montar en Wugang una academia de inglés. Alquilan un par de aulas en una guardería y una Universidad y dan clases privadas a niños desde los 3 hasta los 15 años. Cuando estuve allí les eche una mano con los niños más pequeños y me quedé prendado de una chica de cinco años, Mia, que era sin duda alguna la más espabilada de todos los alumnos. Su pronunciación en inglés era excelente, era la más activa, la primera en responder, la más lista; y aún así nunca era irritante, nunca impedía el desarrollo normal de la clase. Cuando le pregunte a Kevin por ella, se puso un poco triste: “A los profesores de la guardería no les gusta nada Mia. La critican muchísimo. Incluso hablan con sus padres y les echan la bronca”. Victoria y Kevin me explicaron que los profesores preferían a los estudiantes callados, que están siempre sentados en sus pupitres y nunca hacen preguntas. Este es todavía en muchas ocasiones el modelo de estudiante perfecto en China.

escuelascampo3

escuelascampo4

La masificación en las aulas (no sólo en el campo) es otro de los factores claves para conocer la calidad de la enseñanza en China. Kevin me comentó que en algunos institutos de la zona llegaba a haber hasta 120 o 160 alumnos por clase. Los profesores tienen que hablar con micrófono (cuando lo hay)ya en el instituto. A pesar de la política del hijo único (que como sabéis tiene excepciones en el campo), cada vez más niños llegan al instituto y a la Universidad. Esto hace que muchas clases estén masificadas.

Pero, ¿qué pasa con todo el desarrollo económico chino? ¿no ayudan esas grandes cifras de crecimiento del PIB a mejorar la educación? Kevin me respondió con una frase lapidaria: “la educación no puede seguir el ritmo de la economía”.

escuelascampo5

Otro de los problemas de la educación china, no sólo en el campo, es la diferencia que puede haber entre unas escuelas y otras, entre unos institutos y otros. En España prácticamente da igual a que instituto o incluso a que Universidad asistas. En China no. Hay institutos de primera e institutos de segunda, y tu puesto de trabajo va a depender en gran medida de la Universidad en la que hayas finalizado tus estudios. Por eso la competencia suele ser feroz ya desde el instituto. Aún así, no sólo las notas cuentan a la hora de tener una buena educación en China. “Los ricos siempre se las apañan para entrar en los mejores institutos. Por eso los ricos cada vez son más ricos y los pobres cada vez más pobres”.

escuelascampo6

[Por cierto, que si alguien está interesado en echarle una mano a Kevin y a Victoria, no tiene más que ponerse en contacto conmigo. Organizan estancias de algunas semanas o meses en Wugang, donde poder ayudarles con las clases de inglés y al mismo tiempo conocer la región]

4 comentarios

Archivado bajo educación, viajes