Archivo de la categoría: Uncategorized

15M: la revolución anunciada

Resulta que los jóvenes españoles no son tan apolíticos, estúpidos y conformistas como se pensaba. Sus iPads, internets, Twitters, Facebooks y teléfonos móviles no les han ideotizado, como defendían muchos, sino que les han servido para organizarse y defender sus derechos. Resulta que los jóvenes españoles saben hacer algo más que beber y ensuciar las plazas públicas con sus botellones, y ahora, acampados en la Puerta del Sol, ayudan a los barrenderos y recogen los cartones sobre los que han dormido el día anterior. Resulta que hay mucha gente en España que quiere tener mejores políticos, más democracia y más dignidad.

Periodistas y opinadores han discutido sobre lo que defienden los manifestantes de cara a las elecciones del domingo. ¿Votar en blanco? ¿No votar? ¿Hacerlo por los partidos minoritarios? En realidad, todas estas cosas son secundarias. El intento electoralista de muchos políticos por aprovecharse de este movimiento y utilizarlo a su favor es otra muestra más de su falta de responsabilidad y escasa talla intelectual. Ninguna de esas opciones de voto podría encarnar el enfado de los miles de personas que llevan toda la semana acudiendo a la Plaza del Sol. Y este es precisamente el problema: que el actual sistema político ha dejado fuera e indignado a demasiadas personas.

Como en la mayoría de movimientos sociales de la historia, la crisis económica ha jugado un papel importante. Con una tasa de paro del 21% (45% para los jóvenes), se puede decir que sin la crisis nadie hubiera acudido con pancartas al centro de Madrid. Sin embargo, aquellos que quieran ver las protestas como un movimiento temporal y causado únicamente por la crisis económica se están equivocando. Las manifestaciones van contra la propia estructura del sistema, contra los partidos políticos y los intereses económicos. Van contra las elites que dirigen el país. Contra el presidente del gobierno y contra la Ley Electoral que beneficia el bipartidismo. Que la principal plataforma que ha provocado todo esto se llame Democracia Real Ya debería ser suficiente para saber los motivos detrás de este movimiento. La gente quiere más democracia, mejor democracia.

Están cansados e indignados, enfadados, hasta las narices de que alcaldes, ministros y presidentes se rían de ellos. Cansados de los privilegios de la clase política, con alcaldes que en tiempos del mileurismo pueden llegar a cobrar más de 100.000 euros al año. Están indignados cuando comprueban que dos partidos políticos ineficaces, anquilosados en el pasado, con líderes que bien podrían pasar por concursantes de Gran Hermano, monopolizan los telediarios y el poder político. Están hasta las narices de no tener líderes a la altura de las circunstancias, de escuchar debates supuestamente “políticos” que parecen sacados del Diario de Patricia y donde los ciudadanos son tomados por gilipollas. Están cansados de unos medios de comunicación que sólo hablan de dos partidos y que se han convertido en sus portavoces. Cabreados porque, como se ha dicho en toda España, “no nos representan” y “lo llaman democracia y no lo es”.

Por primera vez en mucho tiempo, en España se ha consolidado un movimiento real y moderno, que huye de extremismos, de la bandera de la República y de la imagen del Gue Guevara. Son un grupo de jóvenes y no tan jóvenes (empresarios, parados, jubilados, padres, profesores) que se quejan por la forma en la que el sistema se ha deteriorado. Los manifestantes no quieren romper con el sistema, quieren mejorarlo. No aspiran a inventar algo mejor que un sistema parlamentario y democrático, sino que quieren tener precisamente eso, con más partipación de los ciudadanos, más controles sobre los políticos, más libertad de prensa y más poder del pueblo.

A pesar de las enormes diferencias con las revueltas en el mundo árabe, la comparación es inevitable. En ambos casos se ha producido una ruptura política y generacional, en ambos casos hay fallos estructurales de fondo, en ambos casos hay un fuerte desencanto social y en ambos casos se está pidiendo más democracia. La crisis económica, unida a un mundo globalizado donde Internet ha liberado al individuo (que ya no depende de los medios tradicionales para acceder a la información), han facilitado la expansión del mensaje y el surgimiento de grupos que comparten las mismas ideas. Si los políticos españoles supieron ver con claridad los motivos detras de las protestas en Túnez, Egipto y Libia, su actual miopía para analizar la situación y hacer auto-crítica está dando todavía más alas a los manifestaciones.

En realidad, casi todas las revoluciones del mundo (francesa, rusa, china…) fueron protagonizadas por personas excepcionalmente preparadas a las que el sistema no conseguió encontrar un lugar. Probablemente, hoy en día en ningún país se dan tan claramente estas circunstancias como en España. La generación mejor preparada de la historia (abogados, arquitectos, periodistas, ingenieros, profesores, historiadores, filólogos) está siendo desaprovechada por un entorno económico incapaz de absorber la mano de obra cualificada. Cuando este tipo de personas con un alto nivel de educación, ambiciones y expectativas son humilladas, no se identifican con los políticos y reciben sueldos miserables en puestos de trabajo (si es que lo tienen) donde no se aprovecha su talento, el país tiene un problema.

Aquellos que infravaloran la capacidad de este movimiento para resistir en el tiempo deberían reflexionar una vez más sobre la naturaleza de las manifestaciones y sobre los recursos que la gente que está en la plaza está encontrando. Hay personas que llevan mantas, bebidas, hacen masajes o aconsejan legalmente a los manifestantes. Algunos restaurantes han cerrado sus negocios para alimentar a los indignados. Los jóvenes se han organizado en distintas comisiones (comunicación, limpieza, legalidad…) que son fundamentales para el desarrollo de las manifestaciones, le dan madurez al movimiento y pueden prolongar la estancia en la plaza durante días, semanas o meses.

Tal vez las manifestaciones en Sol acaben en una anécdota. Tal vez dentro de algunos días los jóvenes vuelvan a sus clases de universidad, los parados a las oficinas del INEM y los jubilados a sus casas. Pero los problemas políticos y económicos de fondo seguirán existiendo y aquellos políticos que no sepan ver la gravedad de la situación estarán comentiendo un grave error. Aquellos que piensan que los actuales PP y PSOE pueden seguir gobernando el país como lo han hecho hasta hoy se están equivocando.

Hay que tener en cuenta que todo este follón se ha organizado en torno a unas elecciones municipales. Una vez que las manifestaciones han cogido fuerza, ¿qué va a pasar durante todo el próximo año, antes de las elecciones generales, cuando el país siga sumido en una crisis económica galopante y con tasas de paro en torno al 20%? Si este fin de semana se produce una fuerte abstención y votos en blanco en todo el país, el movimiento puede ser imparable. Los manifestaciones cada vez cuentan con una mayor organización, más apoyo social y mejores infraestructuras para seguir en la Plaza durante semanas o meses. Si los políticos no saben interpretar lo que está pasando, la bola seguirá creciendo.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Nos mudamos

Actualización: el proyecto final, el definitivo, ha tomado forma en otro espacio de la Red: ZaiChina. Aquí llevamos ya más de un año (con bastante éxito de crítica y público) donde hablamos de la actualidad china, de los medios de comunicación, Internet, los jóvenes chinos y mucho más.

—————-

Después de mucho tiempo en la oscuridad de la censura china, este blog se mudará a un lugar más visible. Al final no he tenido más remedio que comprar mi propio dominio y servidor para poder ser leído en China. En la mudanza me llevo todos los posts de esta bitácora, a la que le he cogido tanto cariño y desde la que os agradezco todo vuestro apoyo y comentarios.

Además, no está mal un lavado de cara. A partir de ahora tendré mi propia página web, donde podéis ver algunas de las colaboraciones y proyectos en los que estoy metido. En mi blog, como siempre, podréis seguir todas las cosas nuevas que vaya escribiendo.

Mis estudios de chino se han acabado, así que espero que a partir de ahora mi nuevo blog se convierta en lo que siempre he querido: un lugar donde poder acercar China a los hispanohablantes, donde se pueda debatir sobre lo que pasa en este país y donde pueda escribir algunos reportajes largos y sesudos.

Bienvenidos a mi nuevo blog: danielmendez.net

mudanza a danielmendez

Como veis, el tren se muda conmigo.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

De mudanza

Si veis que pasan cosas raras en el blog, desaparecen pestañas, fotos, etc…. no os preocupéis, es buena señal. En unos días nos mudaremos a un lugar más agradable y un hosting propio donde podamos ser leídos en China. Ya queda poco para acabar la mudanza.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

¿Ellos?

Hay una cosa que me pone de los nervios en China: los extranjeros que vienen a hacer másters de economía (o sus variantes) y que se pasan todas las noches saliendo de copas por Sanlitun (la zona de bares más conocida de la capital). Supongo que ellos lo ven como una gran oportunidad para mejorar su Curriculum y pasárselo bien, y supongo que tienen razón, pero no lo puedo evitar, no lo aguanto.

Hace un par de semanas fui a esquiar con un amigo a una montañita cerca de Pekín, y resulta que el grupo estaba lleno de este tipo de gente. La mayoría llegó sin dormir y drogados directamente desde la discoteca, así que se pasaron la mayor parte del día durmiendo en los bancos de la estación de esquí.

Uno de ellos, un boliviano que había estudiado en Estados Unidos, se despertó a la hora de comer y estuvimos hablando un rato. Me dijo que le encantaba China, que era el país de las oportunidades, que todo el mundo vivía de maravilla, que los chinos eran felicísimos y que tenían mejores condiciones de vida que los europeos o estadounidenses. Mi respuesta fue bastante clara: “pero, ¿tú dónde has vivido?”.

En los últimos tiempos, tanto en medios de comunicación como en algunos de los extranjeros que viven aquí, he escuchado este tipo de afirmaciones. Y, de verdad, me parecen muy pero que muy alejadas de la realidad. Yo siempre digo lo mismo: “A mí China me encanta, me parece un país increíble y súper interesante… pero si fuera chino me parecería una putada”.

Después de hablar un buen rato sobre la presión que tienen los niños en la escuela y el instituto, las diferencias de renta per cápita con los países desarrollados, las deficiencias de la sanidad china, lo mal que se vive en el interior del país…el chico boliviano me espetó lo siguiente: “¿y a ti por qué te importan tanto ellos?”.

“Ellos”, me decía. Ellos. ¿Quiénes son ellos? ¿Qué es ese “nosotros”? (espero que no me metiera en el mismo saco en el que se encontrara él) ¿Ellos? Creo que es una de las cosas más tristes que me han dicho en este país. El de una persona que lleva dos años viviendo en China y todavía piensa en sus habitantes con un término genérico y excluyente como es “ellos”.

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Ale, ¡¡todos ricos!!

Hace algunas semanas, me encontré en una situación en Pekín que me puso de los nervios. Se produjo en el Instituto Cervantes, cuando, después de ver una muy bien organizada muestra de arte urbano, una mujer china de mediana edad me abordó entre copas de vino y canapés. Después de hablar durante un buen rato, la señora se atusó el pelo, bebió otro trago de vino tinto y me soltó lo siguiente: “en China se vive igual de bien que en Europa. Fíjate en mí: tengo mi negocio, tengo coche, puedo viajar. Vivo más o menos igual que vosotros”.

Yo ya estaba un poco hasta la narices del tono de voz de esta señora, que podría pasar perfectamente por una pija del Barrio de Salamanca. Su padre había sido militar, ahora ella vivía en Chaoyangmen (la zona más pija de Pekín), tenía coche y podía pagarse un curso en el Instituto Cervantes (“lo hago para pasar el tiempo”, decía). No pude más que alucinar con esta mujer tan fuera de la realidad, así que le dije con todos mis respetos: “Puede que tu vida no se diferencie mucho de la de la clase media europea… ¿pero cuánta gente tiene coche en China? ¿qué hay del nivel de educación y sanidad? ¿cuántos chinos se pueden pagar un curso en el Cervantes y pueden vivir en un apartamento en Chaoyangmen? ¿Tu has salido alguna vez de tu maldita burbuja de Pekín?”…

En fin, simplemente le expliqué que evidentemente la situación había mejorado espectacularmente en los últimos 30 años en China, pero que la población que vivía bien (en comparación con los países desarrollados, que era lo que esta señora defendía) todavía debía de ser entre un 5 y un 10%. China sigue siendo un país en vías de desarrollo, con una renta per cápita diez veces menor que la española y situado en el Índice de Desarrollo Humano en el puesto 81 (por detrás de Venezuela, República Dominicana o Ucrania).

Lo que más me cabreó de esta señora fue que no supiera diferenciar entre la suerte que ella ha tenido y la situación general del país. Ella vivía bien, por lo tanto todo el mundo debía de vivir bien. Que falta de realismo y aislamiento absoluto de la realidad de su propio país.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

¿La democracia ha comenzado?

Hoy publica Enrique Fanjul un artículo en El País muy interesante sobre la evolución democrática de China. Es un artículo que me parece lleno de sentido común y de puntos interesantes, y sin embargo creo que son ideas desconocidas para la mayoría de la población. En él viene a decir que “la transición democrática en China ya ha comenzado”, que será una transición gradual, sin momentos de ruptura, y que es casi seguro que esta transformación sea liderada por el Partido Comunista durante mucho mucho tiempo.

Fanjul, que NO es uno de esos tertulianos que escribe de todo sin tener ni idea de nada (ha escrito varios libros sobre China y fue consejero comercial en la Embajada de Pekín), destaca la mejora en las libertades que ha experimentado la población china en los últimos años. Relacionado con esto, ahora mismo estoy leyendo el libro Red Dust, de Ma Jian, que cuenta su viaje por China a mediados de los 80. La China que el cuenta (donde el matrimonio entre chinos y extranjeros está recién permitido, las modelos son interrogadas por la policía tras posar desnudas, algunas canciones taiwanesas están prohibidas) es muy muy diferente a la China actual.

Fanjul también destaca la legitimidad con la cuenta el Partido Comunista de China. Es algo innegable y que el autor explica por dos razones: la histórica, ya que el Partido acabó con un siglo de guerras e inestabilidad; y la económica, puesto que nunca tanta gente había mejorado tanto su situación material en los últimos 30 años. A estas yo añado otras dos: la propaganda comunista, que cuenta sólo una parte de la historia del país y ha evitado una revisión histórica auténtica (Gran Salto Adelante, tema de Taiwán, Tibet, legado de Mao, Tiananmen 1989…); y la inexistencia de una oposición visible, puesto que el Partido Comunista ha incorporado a los nuevos ricos y a algunos intelectuales y se ha encargado de destruir cualquier tipo de oposición real organizada.

Lo que Fanjul da por supuesto, que puede ser cuestionable, es la inevitabilidad de esa democracia. Es cierto que se ha emprendido un camino lento y gradual de apertura, pero también lo es que esto lleva en marcha 30 años (“todo está empezando a cambiar” decía Ma Jian en Red Dust en 1983) y que cualquier incidente puede hacer saltar la situación por los aires. Los ejemplos de Japón, Corea del Sur y Taiwán (sobre todo este último) son muy significativos, aunque todos ellos son países pequeños (al menos en comparación con China) y dos de esas transiciones democráticas fueron una necesidad internacional (Japón al perder la guerra y Taiwán al necesitar una democratización que le pudiera dar apoyos en el escenario internacional). La transición en un país tan poblado y complejo como China puede ser mucho más conflictiva (cruzemos los dedos para que no lo sea).

[Por cierto, que esta transformación gradual de la que habla Fanjul, que es la que ha permitido transformar la economía comunista en capitalista poco a poco, tiene un expresión muy bonita en China: “sentir las piedras mientras cruzas el río” -摸着石头过河-]

2 comentarios

Archivado bajo democracia en China, Política China, Uncategorized

Clases de chino en Madrid

Mucha gente me escribe pidiendo consejo sobre dónde asistir a clases de chino. En España la cosa todavía está complicada y hay pocos centros que merezcan la pena, así que aprovecho el momento para aconsejaros a dos profesores de chino. Ella es española y se llama Lourdes (o Lu Daisi -鲁黛丝-) y él es chino y se llama Zhang Haoyu -张浩宇- (o José Luis). Los dos dan clases particulares en Madrid. Ella, que ha vivido cuatro años en China, se encarga de la parte de gramática. Él, que ha pasado también una larga temporada en México, está al frente de las conversaciones. Dan las clases juntos, tres horas a la semana, 80 euros al mes, para niveles iniciales  e intermedio.

A parte de grandes amigos y mejores personas, son profesores serios, exigentes y que conocen la dificultad de aprender el chino. Con ellos podéis tener la seguridad de estar con profesores que se preocupan de sus alumnos y profesionales de verdad.

Si estáis interesados podéis poneros en contacto con ellos en este email: l_lopeztamayo@yahoo.es.

Deja un comentario

Archivado bajo chino, Uncategorized