Archivo de la categoría: Edificios en Beijing

Edificios de Google y Microsoft

Como sé que hay mucho friki interesado en la informática (y además paso en frente de estos edificios todas las semanas), voy a hablar hoy de dos edificios casi emblemáticos en la zona de las universidades de Pekín: el de Microsoft y el de Google.

Ambos están situados en el noroeste de la ciudad, muy cerca de la estación de metro de Wudaokou (五道口), a tan sólo unos metros de distancia. El más grande y el más fácil de ver es el de Microsoft, que se puede ver desde una gran avenida por la que pasan miles de personas al día.

google1

El de Google está más camuflado y es más pequeño, un poco alejado de la avenida principal. Es como si en ambos edificios se mostrarán las señas de identidad de ambas compañías: por un lado la omnipresente Microsoft, con aires de grandeza; por el otro Google, supuestamente más modesta, más cool.

google2

La situación de estos edificios en Pekín no responde al azar. Ambos están en la zona de las universidades de la capital de China, donde se supone se encuentran algunos de los mejores cerebros del país. De hecho, están a tan sólo unos metros de la Universidad de Tsinghua (líder en ingenierías, informática y ciencias) y algunos de sus estudiantes son directamente fichados para trabajar en Google o Microsoft.

Frente a lo que pudiéramos pensar, el Google chino todavía no ocupa una situación de privilegio en el país. Su principal competidor y líder del sector, Baidu, tiene el 61% del mercado, mientras Google ni siquiera llega al 30%. Google (que ha llegado tarde al mercado chino) tiene problemas a la hora de traducir su nombre al chino y aunque “to google” es considerado por Oxford Dictionary como un verbo de la lengua inglesa, muchos en China todavía no lo conocen.

 

google3

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Edificios en Beijing, Internet, ordenadores

La Villa Olímpica sin Photoshop

Hace un par de semanas (el 27 de octubre, para ser exactos) me acerqué por curiosidad a la Villa Olímpica de Beijing, el lugar donde todas las miradas se concentrarán el próximo agosto durante la celebración de los Juegos Olímpicos. Había escuchado los piropos del Comité Olímpico Internacional por la velocidad en la construcción y visto las fotos de las instalaciones en Internet, así que antes de llegar esperaba ya casi ver algún atleta corriendo por los alrededores.

villaolimpica1

villaolimpica2

villaolimpica3

villaolimpica4

villaolimpica5

Lo cierto es que lo que me encontré fue muy distinto. A poco menos de 300 días para las Olimpiadas, el paisaje que uno encuentra en la Villa Olímpica es el de miles de casas prefabricadas, montones de tierra por todos lados y máquinas trabajando sin descanso.

villaolimpica6

villaolimpica7

villaolimpica8

villaolimpica9

villaolimpica11

También me llamó la atención, frente a lo que había escuchado, lo poco apartada que está la Villa Olímpica del resto de la ciudad. Las instalaciones olímpicas no están rodeadas por barrios residenciales de lujo ni rascacielos modernos. A 100 metros de distancia cualquiera puede apreciar la China real, con edificios gigantes muy feos y gente humilde por las calles.

villaolimpica12

A unos 200 metros de la Villa Olímpica.

 

Por otro lado, lo que más me impresionó fue el Estadio Nacional. Aunque tan sólo lo pude ver desde muy lejos, su tamaño es gigantesco y su arquitectura espectacular. Es la obra más importante y emblemática de estas Olimpiadas, donde se celebrará la apertura y la clausura de los Juegos. Va camino de convertirse en el símbolo arquitectónico de Beijing 2008.

Deja un comentario

Archivado bajo Edificios en Beijing, juegos olímpicos

Construyendo “casitas” en China

Aunque parezca mentira, la Costa del Sol en España y decenas de ciudades chinas tienen una cosa en común: la construcción. Si en las costas españolas el medio ambiente no es respetado y se alzan cientos de edificios nuevos, en China la cosa alcanza dimensiones gigantescas. El país, en su vertiginoso proceso de modernización, lleva ya varios años lanzado a la reconstrucción masiva de sus ciudades.

Este que veis aquí abajo es el carácter chino que se escribe en los edificios que se van a demoler en los próximos meses o semanas.

chai-destruccion.jpg

chai1

 

Paseando por las ciudades chinas, es posible ver estos edificios a los que tan sólo les quedan algunos días de vida. Estas fotos de aquí abajo corresponden a Taiyuan, la capital de Shanxi.

 

destruccion1.jpg

destruccion2.jpg

 

Una vez que un edificio ha recibido esta marca, su suerte está echada. A veces, uno camina entre edificios, comercios y restaurantes, y se encuentra con un agujero inmenso en medio de la ciudad a la espera de que lleguen las grúas.

 

destruccion3.jpg

Datong

 

Esto que he intentado explicar en cuatro fotos y diez líneas es en realidad un proceso muy complejo y con infinidad de implicaciones. Por un lado, tenemos el problema de la preservación del patrimonio cultural chino, que en muchas ocasiones ha sido olvidado y destruido para levantar nuevos edificios en su lugar. Muchos de los antiguos barrios de Beijing, templos, casas tradicionales o incluso trozos de la Gran Muralla han sido destruidos para construir edificios o autopistas.

Pero tampoco se puede olvidar que China es un país en pleno proceso de crecimiento, que quiere modernizarse, construir nuevas casas y acoger a los millones de ciudadanos que todos los años llegan a la ciudad. Los chinos no quieren vivir en casas antiguas, sin baño ni calefacción, y prefieren vivir en estos edificios que crecen como setas:

construccion2.jpg

Beijing

 

construccion1.jpg

Beijing

 

A todo esto se suma el problema del medio ambiente, cada vez más importante en China. China consumía en 2004 cerca de un 30% del carbón, cemento, acero y hierro del mundo. La forma en la que el país organice sus ciudades y construya sus edificios será fundamental para saber el destino del planeta.

¿Cuál es el resultado de todo esto? Pues de momento, enormes edificios residenciales que dan miedo. Aquí tenéis un vídeo de la zona noreste de Beijing: uno de los paisajes más característicos de la China de hoy.

 

 

[Si quieres saber más sobre la construcción en China y sus implicaciones en el medio ambiente, puedes ver el documental China: from Red to Green (25 minutos)]

1 comentario

Archivado bajo calentamiento global, Edificios en Beijing, Lugares de Beijing, medio ambiente, Pekín

Husmeando en el Congreso Nacional Chino

Como sabéis, durante la última semana el Partido Comunista Chino ha estado reunido para decidir la línea política del país y renovar sus cargos. Este XVII Congreso Nacional, que se celebra cada 5 años, tuvo lugar en el llamado Gran Salón del Pueblo de Beijing. En mis ansias por hablar con el amigo Hu Jintao y comentarle un par de cosillas, me estuve dando un paseo alrededor de este edificio donde las máximas autoridades chinas estaban decidiendo el futuro de 1.300 millones de personas.

Como podéis imaginar, esta fue la señal que más veces encontré en mi camino:

prohibido-el-paso.jpg

A parte de esto, me fascinó comprobar como justo en frente de la arquitectura comunista del Gran Salón del Pueblo se encuentra el Nuevo Teatro Nacional de Beijing. Es un edificio diseñado por el arquitecto francés Paul Andreu, un teatro modernísimo en forma de huevo que contrasta con la emblemática y antiquísima Ciudad Prohibida (que está muy cerca). Es uno de los nuevos edificios que intenta mostrar la modernización china y su entrada en el siglo XXI.

teatro-beijing-great-hall-of-the-people.jpg

La distancia que veis en la foto de arriba es más o menos todo lo que me pude acercar al Congreso del Pueblo. Una vez más, la política china ha sido discreta y ha hecho poco ruido. Ni declaraciones polémicas ni transparencia política. Descubrir lo que pasa dentro de este edificio es todavía un misterio para chinos y occidentales. El Congreso se ha desarrollado de forma oscura y secreta, como si la Ciudad Prohibida hubiera cambiado de sitio.

cuchicheando-ante-el-congreso.jpg

great-hall-de-noche.jpg

1 comentario

Archivado bajo China, Edificios en Beijing, Política China, XVII Congreso Nacional