Chongqing (I): impresiones

Cuando la gente me dice que en una ciudad no hay nada que ver, suelo ser tan cabezón que acabo yendo para llevar la contraria. Al igual que me pasó con Shenzhen, Guangzhou (I, II, III) o Tianjin (todas ellas ciudades supuestamente sin interés), Chongqing me encantó. No puedo decir que sea una ciudad maravillosa para vivir ni que sea de gran interés histórico, pero me pareció muy muy interesante.

Para empezar, porque se encuentra en un enclave natural apabullante. Desde que llegué a la ciudad tuve la sensación de estar en la película Naturaleza Muerta, de Jia Zhangke, con esas montañas en estado bruto que no te dejan ni un segundo. Chongqing se encuentra en la confluencia de dos ríos, el Yangtse (el tercero más grande del mundo) y el Jialing, lo cual le da a la ciudad un aire muy místico. Caminando por el centro de la ciudad y sus alrededores, uno tiene la sensación de encontrarse en medio de una selva.  

chongqingimpresiones1

Otro aspecto que es impactante en Chongqing es la pobreza -al menos aparente- en la que se encuentra la ciudad. He viajado por unas cuantas regiones de China, pero nunca había visto tantas casas destrozadas, camas por el suelo y gente (mucha, mucha gente) viviendo casi entre los escombros. Algunos de los comercios (donde también duermen sus dueños) están directamente en cuevas entre las montañas. Viajando en autobús por las afueras de la ciudad, no pude contener las lágrimas al ver la miseria en la que se vive en Chongqing. 

chongqingimpresiones2

chongqingimpresiones3

Me sorprendió especialmente porque Chongqing es una de las regiones más desarrolladas de la zona (es la tercera ciudad que más crece del país), una municipalidad a la que está llegando mucho dinero. A parte de eso, su situación geográfica (se supone que todavía más con la construcción de la Presa de las Tres Gargantas) le asegura un puesto importante en las rutas comerciales del país.

Cuando les pregunté a algunos amigos chinos de Chongqing, hasta se sorprendieron de que yo estuviera tan impactado por la pobreza de la ciudad. Me dijeron que Chongqing había mejorado mucho, que la situación económica cada vez era mejor y que la ciudad estaba en construcción (según la Wikipedia, todos los días se añaden 137.000 metros cuadrados de obras). Lo cual salta a la vista por todas partes.

chongqingimpreiones4

Aún así (o tal vez precisamente por eso), la ciudad es un auténtico caos. Las condiciones geográficas hacen complicado construir cualquier cosa en Chongqing, por eso las autopistas y líneas de tren van casi todas por el aire. Los mapas son de poca utilidad en Chongqing, porque en ellos no aparecen las montañas. Algunas avenidas no llevan a ninguna parte, hay calles cortadas, caminos en medio de las montañas… Todo eso le da un aire caótico a la ciudad, extravagante, casi surrealista.  

chongqingimpresiones5

chongqingimpresiones6

A parte de todo esto, Chongqing tiene una cosa que uno no puede perderse: el huoguo (火锅). La ciudad presume de ser la precursora de este plato típico que hoy se puede comer por casi todo el país, una olla donde se cocinan todo tipo de alimentos (bolas de pescado, ternera, algas, calamares, toufu…). En Chongqing se supone que se puede comer el mejor huoguo del país, el más auténtico… y también el más picante. Para los flipados de la comida china como yo, casi merece la pena acercarse hasta Chongqing aunque sólo sea para probarlo.

chongqingimpresiones8

Links

Chongqing (II): surrealista
Chongqing (III): fotos
Chongqing (IV): la picante

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Chongqing, viajes

5 Respuestas a “Chongqing (I): impresiones

  1. Ah, Chongqing, la ciudad de la luz (por la iluminacion de neon de las carreteras y puentes, no por el sol, que casi nunca se ve) que recuerdos… efectivamente, gran comida super-picante en los restaurantes de la orilla del rio, un lugar obligado.

    No me extraña que sus amigos se sorprendieran por sus apreciaciones sobre la pobreza. Chongqing esta considerada uno de los polos “potentes” de China, no en vano la zona metropolitana acumula casi tanta gente como en toda España. Zonas pobres “oficiales” son la provincia de Gansu en el norte, y las provincias del sur. Pero tambien hay pobreza brutal en muchas otras provincias “ricas” sobre el papel, como Henan o la misma Zhejiang, donde si visita usted zonas del interior como Lishui y sus alrededores se le levanta el flequillo.

    Por cierto, si le gustan esos sitios aparentemente sosos pero con cierto encanto, llamemosle “brutal”, le recomiendo Datong, la “ciudad del carbon”, provincia de Shanxi.

    Enhorabuena por el blog, espero poder seguir leyendolo largo tiempo y a menudo. Saludos.

  2. 火锅!Ostras, no sabía que era originario de Chongqin… es un plato que me encanta y muy popular por todo Taiwán. Siempre hacíamos uno en casa con las compañeras de trabajo en los días de invierno. Lo echo de menos!

  3. Pingback: Chongqing (IV): la picante « Un tren hasta Beijing

  4. Pingback: Chongqing (III): fotos « Un tren hasta Beijing

  5. Pingback: Chongqing (II): surrealista « Un tren hasta Beijing

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s