Escuelas en el campo

Si pude descubrir el pequeño pueblo de Wugang, fue porque un amigo chino me invitó a su casa. Kevin (así le gusta que le llamen) estudió en Xian y en Pekín, pero, después de acabar dos carreras, decidió volver a su pueblo. Aunque en la capital de China podría haber tenido más oportunidades (Kevin estudió en la que está considerada la mejor universidad de China, la Universidad de Pekín), aún así decidió volver a Wugang. El motivo no fue otro que ayudar al desarrollo del campo en China, esos pueblos que se van quedando atrás en medio del gran despegue económico de las ciudades. Kevin quiere que los niños de su pueblo tengan las mismas oportunidades que los que viven en las ciudades. Por eso decidió volver.

Uno de los problemas más importantes en el campo y las regiones interiores de China es la fuga de cerebros. Los mejores estudiantes se van a las ciudades costeras, donde tienen salarios más altos y mejores condiciones de vida. “Nadie quiere volver a Wugang, al campo -me dice Kevin mitad cabreado mitad orgulloso de su decisión-. Aquí no hay McDonald´s. Sólo hay un sitio donde se puede tomar café y es carísimo. No hay pizza. Todo el mundo se queda en las grandes ciudades”.  

 escuelascampo1
escuelascampo2

En el campo de la enseñanza, en el que Kevin está más implicado, esto repercute en la calidad del profesorado: casi todos los profesores son mayores, con ideas conservadoras y todavía pegados a los métodos tradicionales de enseñanza. Kevin y su mujer, Victoria (ellos siempre utilizan sus nombres en inglés, incluso entre ellos), decidieron montar en Wugang una academia de inglés. Alquilan un par de aulas en una guardería y una Universidad y dan clases privadas a niños desde los 3 hasta los 15 años. Cuando estuve allí les eche una mano con los niños más pequeños y me quedé prendado de una chica de cinco años, Mia, que era sin duda alguna la más espabilada de todos los alumnos. Su pronunciación en inglés era excelente, era la más activa, la primera en responder, la más lista; y aún así nunca era irritante, nunca impedía el desarrollo normal de la clase. Cuando le pregunte a Kevin por ella, se puso un poco triste: “A los profesores de la guardería no les gusta nada Mia. La critican muchísimo. Incluso hablan con sus padres y les echan la bronca”. Victoria y Kevin me explicaron que los profesores preferían a los estudiantes callados, que están siempre sentados en sus pupitres y nunca hacen preguntas. Este es todavía en muchas ocasiones el modelo de estudiante perfecto en China.

escuelascampo3

escuelascampo4

La masificación en las aulas (no sólo en el campo) es otro de los factores claves para conocer la calidad de la enseñanza en China. Kevin me comentó que en algunos institutos de la zona llegaba a haber hasta 120 o 160 alumnos por clase. Los profesores tienen que hablar con micrófono (cuando lo hay)ya en el instituto. A pesar de la política del hijo único (que como sabéis tiene excepciones en el campo), cada vez más niños llegan al instituto y a la Universidad. Esto hace que muchas clases estén masificadas.

Pero, ¿qué pasa con todo el desarrollo económico chino? ¿no ayudan esas grandes cifras de crecimiento del PIB a mejorar la educación? Kevin me respondió con una frase lapidaria: “la educación no puede seguir el ritmo de la economía”.

escuelascampo5

Otro de los problemas de la educación china, no sólo en el campo, es la diferencia que puede haber entre unas escuelas y otras, entre unos institutos y otros. En España prácticamente da igual a que instituto o incluso a que Universidad asistas. En China no. Hay institutos de primera e institutos de segunda, y tu puesto de trabajo va a depender en gran medida de la Universidad en la que hayas finalizado tus estudios. Por eso la competencia suele ser feroz ya desde el instituto. Aún así, no sólo las notas cuentan a la hora de tener una buena educación en China. “Los ricos siempre se las apañan para entrar en los mejores institutos. Por eso los ricos cada vez son más ricos y los pobres cada vez más pobres”.

escuelascampo6

[Por cierto, que si alguien está interesado en echarle una mano a Kevin y a Victoria, no tiene más que ponerse en contacto conmigo. Organizan estancias de algunas semanas o meses en Wugang, donde poder ayudarles con las clases de inglés y al mismo tiempo conocer la región]

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo educación, viajes

4 Respuestas a “Escuelas en el campo

  1. Da gusto leerte! hace una semana estuve por Beijing, tengo ganas de volver… Eso si, que frio pase.
    Enhorabuena por el blog.

  2. Hola Daniel, me ha encantado este post por el retrato de “la otra” China actual, pero sobre todo por exponer tu visión personal e incluso una foto tuya rodeada de niños 🙂 Un abrazo y no pases mucho frío en Pekín!

  3. Hola Javier!! Pues tengo muchas más fotos mías con los niños, pero quería que los protagonistas fueran ellos, no yo 🙂

    Gracias por los comentarios.

    Un saludo ahora desde Kunming.

  4. Siempre te leo, y me dejas sin palabras.

    Decirte “gracias” por abrirme las puertas de China en cada post me parece monótono.

    Pero de vez en cuando, amerita, gracias.

    Espero que te lean personas con mayor poder adquisitivo que el mío y se prendan a la idea de Wugang.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s