Clónicas de Madlid (V)

[Después de cerrar el blog en Público, estoy por España haciendo unos exámenes y aprovechando para ver a la familia y amigos. En todo este tiempo en Pekín, he desarrollado un nuevo amigo chino que se ha venido conmigo. Se llama Mengda (孟达) y lo está flipando por Madrid y España, así que los próximos días le cederé el protagonismo para que os cuente su visión china de esta ciudad y este país]

Clónicas de Madlid (V): Vivan las ideas

Tal vez sea porque he caído en un nido de periodistas, politólogos y trabajadores sociales, pero tengo la sensación de que una parte de Madrid vive de las ideas. Probablemente sea que en China tenemos otras preocupaciones (comer, ver a nuestros padres una vez al año, poder ir al médico), pero lo cierto es que poca gente discute de políticas, ideologías o filosofías. Entre los jóvenes españoles todas estas cosas, en forma de universidad, libros o películas, están a la orden del día. El debate existe. Hay soñadores en España. Hay utópicos.

Me atrevo a decir de que en Europa, no sólo en España, las ideas todavía pueden más que los euros. Hay personas que dan su vida por los demás, que trabajan en ONGs. Hay mercados de comercio justo, libros sobre el fenómeno de la inmigración y películas que hablan del Che. Hay un espíritu, hay alma. El amor es siempre amor.

Caminando por las calles de Fuencarral o la Plaza del 2 de mayo, uno parece escuchar las quejidos del Larra crítico con sus país y los poemas de Bécquer. Se siente aquello que escribía el joven Werther: “lo que yo sé todos los pueden saber, sólo mi corazón es mío”. Y la canción de John Lennon, aquel célebre Imagine que casi no llegó a China, parece resonar por los balcones madrileños: “You may say that I’m a dreamer / But I’m not the only one / I hope someday you’ll join us / And the world will live as one “.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Clónicas de Madrid

Una respuesta a “Clónicas de Madlid (V)

  1. senante

    amigo,
    es cierto todo lo que dices, pero también por eso hemos perdido el sentido material, sencillo, sensitivo de las cosas.

    sólo una objeción, en madrid el amor es muchas veces más bien deseo, diversión, poder, lujuria, o un pasar las tardes…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s