El Mundo (Shi Jie)

el-mundo2.jpgEl Mundo (世界 -Shi Jie-, The World) es la primera película aprobada por la censura china de Jia Zhangke, uno de los directores más comprometidos del actual cine chino, tal vez más conocido en los círculos especializados occidentales que en la propia China. La película gira en torno a un parque de atracciones de Pekín (llamado El Mundo) donde están reproducidas algunas de las obras arquitectónicas más conocidas del planeta (el Taj Mahjal, la Torre Eiffel, Manhattan…) Los visitantes acuden a este parque con la intención de darse un paseo por el mundo sin salir de Pekín, mientras que sus trabajadores bailan por la mañana en la India, comen por la tarde en París y pasan la noche en New York animando a los turistas.

Jia Zhangke traza una película realista y muy dura (como casi siempre), que nos muestra algunas de las facetas de la China de hoy. Desde las relaciones sentimentales (el principal hilo argumental de la película) o la tasa de mortalidad laboral (altísima en China) hasta la explotación de trabajadores extranjeros y la propia migración del campo a las ciudades. Una niebla constante está presente en cada escena de la película; como el aire contaminado que respiran casi todos los ciudadanos chinos.

Dentro de este contexto de globalización y mezcla de culturas, la película presenta una historia de amistad sin fronteras. Ella es rusa y acaba de llegar para trabajar en El Mundo; su amiga china lleva ya varios años en el parque de atracciones. No hay ningún idioma en común para que se comprendan, pero tampoco hace falta: basta una mirada, un guiño, una caricia. “Tú, que no entiendes ni una palabra de mi idioma, eres la única que me comprende aquí”, le dice su amiga rusa.

Aunque la estética es realista y casi no hay lugar para la contemplación en una película tan dura, el film sabe cuidar una fotografía elegante y atractiva. Los interiores (el restaurante, el hostal) tienen la luz perfecta y la composición adecuada, mientras que las historias de amor están bañadas por la autenticidad del buen cine. Unas historias de amor alejadas de tópicos y lugares comunes, con planos secuencia (brillante aquel en el que la pareja discute en el hotel) que demuestran la calidad de los actores y la complejidad de las historias de amor (las de verdad, no las de cartón piedra).

Una película que aborda temas universales (amor, deseo, cuernos, alcoholismo) y otras más locales (el problema de la explotación laboral en China, la emigración campo-ciudad). Jia Zhangke vuelve a hacer una película comprometida y de calidad, denunciando las injusticias y las condiciones de vida en su país. Una película para ver el cine que se hace hoy en China (al menos el cine independiente-alternativo), comprender algo más sobre este país y disfrutar de una excelente película.

 

[Si consigues el DVD doble viene un documental muy interesante sobre los problemas con la censura china y las opiniones de su director, del que seguiremos hablando en este blog]

Otra película ya comentada de Jia Zhangke: Xiao Wu, los perdedores de Shanxi.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo cine, Cine chino, Desigualdades campo-ciudad, diferencias culturales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s