Nos ponemos en marcha

Muchos os preguntaréis que diablos es este blog. La respuesta: un tren. Como conductor del mismo, os invito a montaros en él. El destino es Beijing, aunque tiene varias paradas en otros lugares de China. Durante el trayecto podréis hablar con sus gentes, escuchar sus gritos y ver sus sonrisas. Ese es el objetivo de este blog: convertir China, un país de números, en un país de personas.

Como periodista, a parte de historias personales –en un intento por hacer intrahistoria-, este blog no podrá evitar abordar algunos de los aspectos políticos y económicos más importantes del país. Intentaremos acercarnos a algunos de los temas más candentes de la actualidad, como los problemas del medio ambiente, las consecuencias sociales de su modernización o sus creaciones culturales más importantes.

El nombre de esta web viene de mi fascinación por los trenes chinos. Cualquier occidental que lo haya probado sabe que viajar en tren en China es una experiencia especial. Porque son lugares con una vitalidad increíble, donde se mezclan cientos de historias en un vagón y donde se puede contemplar la China real. A veces tengo la impresión de que se podría aprender más sobre este país en un tren que viviendo en Beijing durante años.

Como los trenes en China, este espacio virtual está dividido en varias clases. Para empezar, tenemos los asientos duros, la opción más económica. Todo el mundo puede acceder a ellos e incluso algunos viajan de pie. En esta parte del tren encontraréis los cinco artículos, reportajes o análisis más importantes del momento.

Si quieres un poco más de confort, tal vez deberías optar por los asientos blandos. Son un poco más caros, pero mucho más blanditos. A veces hasta ponen música de fondo. En nuestro tren tendrás entrevistas a tu disposición, desde españoles viviendo en Beijing hasta chinos amantes de la tortilla de patata.

Pero no se puede conocer China sin dormir en sus trenes. Los viajes en este país normalmente son muy largos, así que una cama suele ser indispensable. Tal vez tu espalda se queje al día siguiente, pero las camas duras (seis por compartimento) son la opción más económica. Para que te despiertes de buen humor, una selección de fotos sobre China y Beijing te estará esperando.

Y por último, el lujo de los lujos, el paraíso de los remolones y amantes del sueño: las camas blandas. Más de uno se habrá arrepentido de no haberlas cogido a pesar de sus elevados precios. Cuatro camas por compartimento, servicio impecable y café por la mañana. Por tener, tienen hasta televisión: todos los vídeos recogidos en esta web.

Con estas ideas arranca el tren hasta Beijing. En caso de tener cualquier incidente en los vagones o cualquier sugerencia para mejorar su funcionamiento, no duden en ponerse en contacto con el maquinista.

Espero que disfrutes del viaje.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Este Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s